Siete razones para beber vino de forma saludable

Atras
copa-de-vino

La fermentación natural del zumo de la uva, el vino, alberga entre sus cualidades positivas muchos beneficios para la salud. Consumido con moderación y acompañado por comida aporta a nuestro organismo innumerables ventajas.

No existe el mes en el que no se publique una investigación sobre los beneficios del consumo moderado de vino. Universidades, centros de investigación reputados, institutos de salud… difunden a los cuatro vientos lo sano que es consumir una copa de vino en las comidas. Muchas de estas ventajas ya estás cansado de escucharlas pero existen otras que tal vez desconoces.

 

7 razones por las que beber una copa de vino al día es saludable

 

  1. Recientemente, el Instituto Tecnológico de Massachusetts ha publicado en una de las últimas investigaciones que el consumo de vino nos ayuda a quemar gracias a que existe un tipo de gen en nuestro organismo que impide la formación de nuevas células de grasa y moviliza las existentes.
  2. ¿Tienes problemas para conciliar el sueño? toma una copa de vino durante la cena pues la melatonina que se encuentra en esta bebida ayuda a controlar el reloj biológico.
  3. Es uno de los ingredientes más saludables para una dieta sana y equilibrada. El consumo de vino se asocia a productos como las frutas, las verduras, las carnes bajas en grasas y ricas en proteínas, los quesos… Todos estos alimentos junto con una copa de vino permiten una digestión y unos hábitos de alimentación saludables.
  4. ¿Quieres proteger tu sistema inmunitario frente a catarros y resfriados? El poder antioxidante e inmunitario de la melatonina ayuda a reforzar el sistema inmunitario.
  5. Durante las comidas, especialmente cuando se comen alimentos con mucha grasa, una copa de vino ayuda a limpiar el paladar y degustar mejor la comida. La sensación de pesadez desaparece por la astringencia del vino. Recuerda: cuando tomes carnes rojas acompáñalo con una copa de vino.
  6. Protege contras las enfermedades cardiovasculares. Los polifenoles que se encuentran en la piel y las semillas de las uvas permiten protegerte frente a enfermedades del corazón.
  7. El consumo moderado y continuado de vino más allá de los cuarenta años, reduce en más de la mitad las posibilidades de padecer un cáncer de próstata.