Nace “Sentero”, la nueva marca de Pagos del Rey para realzar la calidad de los vinos de Toro

Atras
sentero-tinta-toro

Llena de tradición, la denominación de origen Toro es una región vinícola en el corazón de Castilla y León, entre las provincias de Valladolid y Zamora. La D.O. Toro, que se formó en 1987, destaca sobre todo por la complejidad y carácter de sus vinos tintos y es uno de los secretos mejor guardados de España. Los vinos tienen una larga historia y datan desde tiempos romanos. De hecho, en la Edad Media los vinos tenían privilegios reales, lo que les permitía venderse de forma exclusiva en ciertos pueblos y ciudades. Incluso se dice que Cristóbal Colón llevó vino de Toro en sus expediciones a América.

Y en este marco histórico incomparable Pagos del Rey lanza “Sentero”, una nueva gama especialmente diseñada para la hostelería y tiendas especializadas.

Sentero toma su nombre del italiano “sentiero”, que significa “sendero”, un camino que fluye entre los vastos paisajes de viñedos de Morales de Toro en Zamora. Esto es lo que evoca la cuidada y delicada impresión de la elegante etiqueta con la que se presenta esta gama. Los vinos están elaborados con uvas vendimiadas a mano a finales de septiembre, procedentes de viñas de entre 30 y 40 años y específicamente seleccionadas para producir vinos afrutados y elegantes, de corte moderno, con estructura pero redondos y suaves al mismo tiempo. La familia de vinos Sentero está formada por un vino blanco 100% malvasía, un vino rosado, un tinto joven, un tinto roble y en un futuro cercano, se completará la gama con un tinto de autor, elaborados todos con uvas de la variedad local Tinta de Toro.

Sentero toma su nombre del italiano “sentiero”, que significa “sendero”, un camino que fluye entre los vastos paisajes de viñedos de Morales de Toro en Zamora.
La bodega de Pagos del Rey se encuentra a 6 kilómetros de la ciudad histórica de Toro, en la provincia de Zamora, y se creó en 1952. Su nombre original era Nuestra Señora de las Viñas, pero cuando Félix Solís Avantis compró la bodega en 2008, le dio el nombre de Pagos del Rey, que se sumaba a las anteriormente abiertas con el mismo nombre en Ribera del Duero, Rioja y Rueda.

Esta bodega representa aproximadamente el 36% de la producción total de vinos de la DO Toro, donde la familia Solís trabaja con unas 1.700 hectáreas de viñedos de agricultores de la zona, en su mayoría viejos y con cultivo en vaso.

En los últimos años, la bodega Pagos del Rey en Morales de Toro se ha convertido en un importante reclamo de la cultura vinícola y el enoturismo, pues allí se ubica el primer Museo del Vino de la región, abierto en febrero de 2014, que cuenta con un destacado programa de actividades culturales en torno al vino para público de todas las edades, y que fue finalista al mejor museo europeo de 2015.

En definitiva, “Sentero” es una apuesta decidida por la calidad de los vinos de Toro, elaborados con sentimiento, con un sabor refinado y elegante, muy acorde con las tendencias actuales, pero sin perder la esencia de la personalidad de esta importante región vinícola.